Archivo de la etiqueta: Víctor García

Sitges 2013 – Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya (17/10/2013)

Sueños. Metáforas en construcción

Aunque no ha sido el primer visionado del día hay que empezar haciendo una mención al documental Jodorowsky’s Dune (Frank Pavich, 2013), no tanto por cómo cuenta (en el fondo es muy tradicional en composición y desarrollo) la historia sino por el tema en sí mismo. Alejandro Jodorowsky lo impregna todo, uno puede discrepar de su personalidad o de su filosofía, pero lo que es innegable visto el documental es que transmite ideas importantes para la realización de un film. No se trata de la técnica, se trata de la concepción misma de la obra. Sí, esta es una película sobre la construcción de un sueño, de cómo se edifica paso a paso un proyecto, por personal y bizarro que parezca. En el fondo la no realización de Dune acaba casi por ser a nuestros ojos una lástima, pero al mismo tiempo consigue crear el efecto de una cierta alegría al comprobar la pureza de lo no plasmado en imágenes, como si gracias a la precisión del trabajo de Jodorowsky cada uno pudiera visionar su propio Dune en la cabeza, cosa que en realidad sucedió ya que el legado que ha dejado esta película no filmada es ciertamente inacabable en el género de la ciencia ficción. Jodorowsky’s Dune habla de una película jamás rodada pero paradójicamente es ante todo una celebración del cine, de sus creadores, de su pasión, de su alma.

Otro ejemplo de ello, aunque en el sentido absolutamente opuesto, lo encontramos en Gallows Hill (Víctor García, 2013), un claro ejemplo de cine desprovisto de alma, de fría ejecución. Se siente como un film absolutamente anacrónico, lleno de clichés y ausencia de cualquier innovación formal o argumental que lo haga como mínimo sorpresivo. Estamos ante el enésimo caso de posesión diabólica que bien podría ser una franquicia de El exorcista (The Exorcist, William Friedkin, 1973) en una suerte de world tour ahora con parada en Colombia. Gallows Hill no consigue en ningún momento angustiar, ni transmitir miedo, no solo por lo manido del argumento sino por la pobreza de sus recursos, limitándose a subir el volumen de los gritos cada vez que se supone debe asustar. Una película pues aburrida, innecesaria, insustancial.

Big Bad Wolves (Aharon Keshales y Navot Papushado, 2013) plantea una propuesta interesante y ambigua, tanto que quizás peque de un exceso de indefinición. La película toca temas tan suficientemente graves como la pedofilia, la tortura y la presunción de inocencia como para no oscilar de forma tan tosca entre la seriedad y la ligereza humorística. Se entiende que esto último sirve para desengrasar momentos de tensión, pero a veces esto se vuelve en contra del ritmo y la propia solidez de la película. Aun así hay buen cine en Big Bad Wolves, esencialmente en un guión bien trabajado a nivel de brillantez en las líneas de diálogo y en su capacidad de generar debate a nivel ético sobre lo presenciado.

Sí se presenta como, hasta el momento, una de las mejores películas del festival, la última cinta de Jim Jarmusch, Only Lovers Left Alive. Esta es una nueva vuelta de tuerca sobre el mundo vampírico, centrada esencialmente en sus problemas existenciales y en el aislamiento tanto interior como físico de dos de sus miembros. Una de sus grandes virtudes es saber contar, desde la aparente nada de su historia, este vacío existencialista. Estamos antes dos seres (ejemplares en la interpretación Tilda Swinton y Tom Hiddleston) incapaces de sentir apenas nada. El amor, la música, el arte se van agotando después de siglos y siglos de existencia y el film refleja este viaje de supervivencia hacia un clavo donde agarrarse para sobrevivir. De ritmo pausado, Jarmusch se centra en los tiempos muertos, en las miradas vacías y en lo bailes lánguidos para contarnos cómo la llama de la existencia se apaga en pos de un simulacro de vida. Only Lovers Left Alive viene a ser el reverso decadente de los personajes de Entrevista con el vampiro (Crónicas vampíricas) (Interview with the Vampire: The Vampire Chronicles, Neil Jordan, 1994), amantes a los que ya no les quedan ni la furia asesina, ni las lágrimas de arrepentimiento. Un film para ser saboreado lentamente, para disfrutar de sus matices, para paladear la decadencia.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Sitges 2013 – Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya (17/10/2013)