Archivo de la etiqueta: Suzanne Clément

‘Laurence Anyways’ (Xavier Dolan, 2012)

Los poetas no pueden morir de frío

Permitidme empezar este texto introduciendo un breve comentario autobiográfico que considero tiene bastante relación con aquello de lo que voy a hablar después. A menudo me gusta imaginar un mundo utópico: un lugar en que los críticos de cine reflexionan sobre una de las cosas que más les interesa en la vida. Un mundo en que los críticos de cine son apasionados, disfrutan de su trabajo y llevan las ansias de celuloide incrustadas en la sangre, llegando a desarrollar una dependencia tal que serían incapaces de sobrevivir sin él. Porque comprenden que el llamado “séptimo arte” no es tan sólo un entretenimiento; que esa “invención sin futuro”, como dijeron los hermanos Lumière, puede llegar a ser una herramienta de transformación social o incluso una vía de escape para muchas personas cuya vida sería mucho menos llevadera sin él. A menudo me encierro en una burbuja y me aíslo del mundo real, me instalo en ese mundo utópico y me quedo a vivir allí largas temporadas. Pero de vez en cuando mi conciencia social y la necesidad imperiosa de acudir a algún que otro pase de prensa me obligan a regresar al mundo real. Por eso fui al pase de prensa de Laurence Anyways. Por eso, y porque considero que Xavier Dolan (con tan sólo 24 años y ya tres películas en su haber) se ha convertido en uno de los directores más interesantes del cine francés contemporáneo.

Pero regresemos al mundo; no al utópico sino al de verdad. Regresemos a ese pase de prensa. Un pase de prensa en que los únicos comentarios previos a la película son los referentes a su excesiva duración (168’). “Las películas, más de noventa minutos, no tendrían que durar.” Así me gusta, sobre todo predisposición. Me siento en la fila seis y agudizo el oído, siempre tengo curiosidad en este tipo de ocasiones. “A mí el tema de los que no encuentran su sexo me la trae muy flojilla, enfermos hay muchos en esta sociedad.” Palabras textuales provenientes de la fila de atrás. Pero hablemos de la película, que era la intención inicial. Laurence Alia, protagonista de la historia, realiza al principio del film toda una declaración de intenciones: “tan sólo busco una persona que me entienda y que hable mi idioma”. “Querido Laurence, –le respondo en silencio– yo busco exactamente lo mismo que tú; si lo encuentras avísame y me marcho contigo.”

Dolan nos introduce sin titubeos en la historia de Laurence (memorable interpretación de Melvil Poupaud), mujer atrapada en el cuerpo de un hombre que lucha como puede contra una enorme montaña de prejuicios sociales. La historia de alguien que nos revela toda su fuerza y consigue mostrar honestidad respecto a su propia persona. También nos habla de su historia de amor con Fred (estupenda Suzanne Clément) y de la supervivencia de su relación a lo largo de 10 años.

Dolan utiliza la música con gran habilidad y la sitúa en momentos estratégicos del filme. Al principio de la película, Laurence y Fred mantienen su primera discusión mientras Montescos y Capuletos del ballet de Prokofiev se enfrentan. La 5ª Sinfonía de Beethoven suena cuando nos acercamos al epicentro de la historia, la llamada del destino, la decisión de Fred de marcharse de casa. Escuchamos la 7ª Gnossienne de Satie mientras, al final del filme, Laurence mantiene una conversación con una periodista sobre la demarcación entre lo normal y lo marginal. Mientras tanto, recordamos que Satie fue marginado en su momento por los músicos mas académicos.

Dolan es clásico, en el mejor sentido de la palabra. Su obra denota un desmesurado placer por la narración, por construir personajes y contar historias grandiosas. Después de 160 minutos, aparecen los títulos de crédito y me quedo con esa sensación (por desgracia, muy poco frecuente) de haber vivido una vida paralela a la mía. “Me lo he creído todo, querido Dolan, porque sé que has sido sincero”. A la salida, agudizo de nuevo el oído. “Muuuuuuuuuy pretenciosa”, escucho por las filas del fondo. Escueto comentario que me genera las siguiente dudas: ¿quién no quiere comerse el mundo con 24 años? ¿quién no tiene la necesidad de contarlo todo, de emular a Wagner, de conseguir una obra de arte total? ¿y qué pasa si lo consigues y la mayoría de gente a tu alrededor no se da cuenta?

Publicado en Estrenos | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados en ‘Laurence Anyways’ (Xavier Dolan, 2012)