Archivo de la etiqueta: Into the Abyss

D’A 2012 – ‘Into the Abyss’ y ‘Diamond Flash’

Una cierta pulsión de muerte estructurada por capítulos 

1. Abismos del Cinturón de la Biblia

Los numerosos documentales que Werner Herzog ha realizado desde los años 70, aun a pesar de su pluralidad temática (desde la historia de una mujer sorda y ciega pasando por el mundo de las subastas de ganado o los momentos previos a la erupción de un volcán en la isla de Guadalupe), conforman un todo coherente cuya “única” pretensión es, por así decirlo, destilar la esencia del alma humana  (con toda la belleza, el horror y las contradicciones que ello conlleva) para ponerla en relación con la naturaleza. Con Into the Abyss (2011), Herzog nos propone la inmersión en el caso de Michael James Perry y Jason Burkett, condenados a pena de muerte y 40 años de cárcel respectivamente por un triple homicidio cometido en Conroe, Texas.

Herzog empieza este documental (casi como una declaración de principios) entrevistando al Capellán de la Casa de la Muerte. El Capellán en cuestión habla sobre la vida, sobre la muerte y sobre Dios. Habla sobre su pasión por el golf y narra, con todo lujo de detalles, un revelador encuentro con dos ardillas que le hizo entender en el pasado la complejidad de la vida. No sólo de la vida humana sino de la vida en general, la vida con mayúsculas. Durante 105 minutos, Herzog entrevista no sólo a los dos condenados sino también a sus familiares, a los familiares de las víctimas o incluso al ex capitán de la Casa de la Muerte, encargado de vigilar a los condenados en sus últimos momentos de vida. El tono de la historia oscila entre el drama más descarnado y una especie de comedia de la incomodidad, pero no evidentemente por falta de pulso narrativo del director, sino porque el carácter de los que aparecen en pantalla (en este caso no podríamos referirnos a ellos como personajes, porque no lo son) es en esencia contradictorio. Al fin y al cabo, como el de cualquier otro ser humano. Y es esta contradicción constante lo que más se agradece en un filme como Into the Abyss.

2. Lo imprevisible y lo cotidiano

Podríamos decir que Diamond Flash, la Ópera Prima del dibujante de cómics Carlos Vermut está  destinada –desde antes incluso de su estreno en salas comerciales– a convertirse en un filme de culto underground, en una de esas películas que se proyectan durante meses en las sesiones golfas y son objeto de veneración entre aquellos aficionados al cine que no respeta esquemas de ningún tipo. Ríos de tinta se han vertido ya sobre esta película de héroes y villanos en la que el héroe en cuestión aparece apenas un par de minutos. Más de dos horas de conversaciones “aparentemente” triviales que estructuran un argumento complejo, plagado de pequeños detalles que se transforman en claves para interpretar una trama dividida en cuatro capítulos (Familia, Identidad, Sangre, Destello de diamante) que avanza a golpe de elipsis y recuerdos (dos conceptos en principio opuestos pero que en este caso se transforman en complementarios). Un homenaje en toda regla al cine de Quentin Tarantino; concretamente a esos momentos en los que de modo deliberado decide congelar la trama. Un puzzle con muchas piezas que exige una participación activa por parte del espectador y le presupone cierta inteligencia (algo que por desgracia, no es tan habitual). Violeta, Elena, Lola, Juana y Enriqueta. Cinco personajes femeninos complejos, turbadores, increíblemente humanos, que se definen tanto mediante lo que dicen como mediante lo que callan.

A partir de todas estas premisas Diamond Flash rompe, con gran habilidad y saber hacer, todos los esquemas preconcebidos que tiene el espectador medio acerca de lo que debería ser una película de superhéroes. En palabras de su director, “quería contar la historia de un superhéroe, tipo Power Ranger, que investiga el secuestro de una niña.” Este punto de partida puede parecer tópico y simple, digno de cualquier producción televisiva mediocre, pero en manos de su director se transforma, por arte de magia y con tan sólo 24.000 € de presupuesto, en un experimento digno de alabanza aún a pesar de sus evidentes carencias técnicas. Durante el encuentro con el director tras la proyección de la película, una de las preguntas que sale a colación es la del título. ¿Por qué Diamond Flash si el personaje de Diamond Flash aparece apenas un par de minutos en pantalla? Carlos Vermut se ríe y responde algo así como que “le encantaría que se estrenase una nueva secuela de Batman en la que el personaje de Batman apenas apareciese, en la que se hablase de otras cosas”.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , | Comentarios desactivados en D’A 2012 – ‘Into the Abyss’ y ‘Diamond Flash’

IndieLisboa 2012 – Día 1 (26/04/2012)

IndieLisboa: una independencia contra la crisis

Un día después del 38º aniversario de la Revolución de los Claveles en Portugal –iniciada en Lisboa el 25 de abril de 1974–, el IndieLisboa inicia su 9ª edición en un contexto económico difícil para espectadores y festivales. El Indie se asustó el año pasado con la marcha atrás de varios patrocinios privados y públicos, pero ha trabajado para que la crisis no afecte la cualidad de su programación. Su existencia, hoy, es muy importante en un país donde cada vez es más difícil estrenar una película independiente, pues el circuito de salas es inexistente. Para sobrevivir, este es el primer año en el que no veremos la emblemática sección “Herói Independente”, retrospectiva dedicada a uno o más autores del cine indie mundial. Pero habrá otros homenajes: al nuevo cine suizo (Lionel Baier, Frédéric Mermoud, Ursula Meier, Jean-Stéphane Bron) y a los 50 años de la Viennale (que se celebrarán también en los festivales de Buenos Aires, Seoul, Jeonju y Telluride), un modelo de trabajo para el Indie y todos los festivales que buscan un equilibrio entre independencia, calidad y un crecimiento en favor de la formación cultural de sus públicos. Lisboa agradece y espera la continuidad de su mayor encuentro cinematográfico, donde se nota una colaboración de otros eventos y profesionales de toda Europa.

En su primer día, el IndieLisboa no se ha dedicado solamente a los grandes nombres de abertura, sino que ha mostrado, sobre todo, la diversidad de géneros que marcará todo el festival. Dos películas del “encarcelado” Ai Weiwei traen su espíritu insaciable de libertad y creatividad: Ordos 100, documental sobre un innovador proyecto arquitectónico en Mongolia, y So Sorry, película que denuncia la corrupción de un sistema político que oculta la verdadera dimensión de sus tragedias humanas. Un documental no solamente político y clandestino en su formato, pues en él también somos testigos de la opresión del régimen al artista, acosado por su deseo de verdad política y vanguardia artística.

Otro documental destacado ha sido Into the Abyss, de Werner Herzog, crónica sobre la pena capital en los Estados Unidos por el caso real de Michael Perry, joven de 28 años ejecutado en Texas en 2010. Un retrato sobre los efectos de su muerte y los familiares de las víctimas que resulta en una nueva historia entre vida, violencia y muerte, o los extremos de la naturaleza por los que el director alemán se apasiona. Pero la ceremonia de abertura del festival ha sido consagrada a Dark Horse, de Todd Solondz, director emblemático del cine independiente americano y autor de Happiness (1998) y Cosas que no se olvidan (Storytelling, 2001). En un caso raro, Portugal será el primer país a estrenar su película (antes incluso de los Estados Unidos). Solondz se presenta más distante de su tensión característica –el malestar de historias de familias disfuncionales o personajes sexualmente transgresores del mundo suburbano americano blanco–. Dark Horse, que cuenta con las participaciones de Mia Farrow y Christopher Walken, no descarta el elemento “bizarro” del escenario urbano solondziano, pero se presenta como una comedia ligera dentro de la marca habitual del autor. Una película que presenta, por momentos, ambiciones oníricas en su narrativa gracias al desequilibrio emocional y nervioso de su personaje Abe (hombre que vive en su cuarto de niño en casa de sus padres –Farrow y Walken–), pero que, tal vez por querer atraer a un público más amplio para su extraña historia de amor con la depresiva Miranda, antes que nada cae en una previsible tragedia.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en IndieLisboa 2012 – Día 1 (26/04/2012)