Archivo de la etiqueta: Rubber

Sitges 2012 – ‘Wrong’ (Quentin Dupieux, 2012)

Cuando la nada se hace cine

El Sitges-Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya fue uno de los certámenes cinematográficos que en 2010 acogieron con los brazos abiertos la tercera película de Quentin Dupieux, Rubber, que, como el resto del trabajo cinematográfico de este músico electrónico (conocido en este ámbito como Mr. Oizo), se caracteriza por un surrealismo brutal e incondicional llevado a unos límites tan absurdos que la propuesta –un neumático con poderes telepáticos se dedica a ir asesinando a personas– no puede ser digerida amablemente por cualquier tipo de público. Aunque Rubber era graciosa, su premisa no daba para un largometraje, y en consecuencia se agotaba pronto y se volvía redundante. Este 2012, Sitges presenta en sección oficial a concurso Wrong, que, por si alguien lo dudaba, no abandona la línea marcada por Dupieux sino que más bien al contrario la lleva a un paroxismo estomagante ante el que es muy fácil llegar a atragantarse.

Curiosamente, la propuesta de Wrong, aun siendo obviamente especial, parece a priori menos surrealista que la de Rubber: un hombre pierde a su perro y descubre que lo ha secuestrado una empresa que se dedica precisamente a eso, a secuestrar animales de compañía para que sus propietarios, ante la ausencia del animal, les vuelvan a querer como al principio. Desde luego es un argumento más “normalizado” que poner a un neumático a reventar cabezas, que es lo que ocurría en Rubber. Sin embargo, esta apariencia de una mayor convencionalidad se disipa en cuanto asistimos a los primeros minutos de proyección de Wrong: un despertador marca las 07:59 y cuando todo el mundo espera que cambie a las 08:00 cambia a las 07:60, un vecino niega que haga jogging aunque lo practica cada mañana, un detective encargado de encontrar al perro necesita todo tipo de detalles –algunos de tipo escatológico– pero rehúsa una fotografía del animal porque ya tiene todo lo que necesita… Este es el mundo al revés de Wrong, y la película se articula en base a que todos los personajes hacen o dicen cosas sin sentido excepto el protagonista, que es el centro de la acción y el único elemento digamos de cordura en toda la historia.

Lo que de ninguna manera se le puede negar a Dupieux, vistas sus dos últimas películas, es la consecución de un universo muy particular en el que no existe la lógica tal y como la conocemos, en el que se cuestiona cualquier norma tanto a nivel formal (en Rubber, por ejemplo, se establecía un diálogo metalingüístico con el espectador ya que la misma narración principal era visionada por un público desde una colina) como a nivel narrativo (en Wrong, por citar uno de los innumerables ejemplos, un excremento de perro tiene memoria y esta memoria es grabada en vídeo para visualizar todo el trayecto a través del intestino hasta la defecación en el jardín). Pero en su última película, este enfant terrible radicaliza la propuesta y la ubica en la frontera de lo inadmisible. El desfile de personajes y situaciones imposibles puede que haga gracia a mucha gente (en realidad, el pase en el Festival de Sitges se ha saldado con continuas carcajadas y una ovación final), pero en realidad es una bochornosa oda a la nada más absoluta, un ejercicio de desprecio absoluto por la narración cinematográfica a la que dinamita sin piedad. Dupieux pretende ahogar la convencionalidad en el absurdo más absoluto, y lo consigue a base de no explicar nada, de fusilar la lógica narrativa interna en cada escena, casi en cada plano. Reduciéndolo todo a un sinsentido, Wrong deviene una pieza autoral rebosante de una estupidez insoportable, una chorrada que no va a ninguna parte y que a los quince minutos agota la paciencia de quien espera que le expliquen algo.

Me queda la duda, sin embargo, de si Wrong es una mera provocación o si Dupieux se cree que ha confeccionado un fresco del sinsentido con el que se pueda establecer un diálogo. En este último caso, le recomiendo que se mire alguna de las películas que han sentado cátedra en esto del humor absurdo, empezando por Aterriza como puedas (Jim Abrahams, David Zucker & Jerry Zucker, Airplane!, 1980), a ver si la próxima vez, por lo menos, es menos redundante y más ingenioso.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , | Comentarios desactivados en Sitges 2012 – ‘Wrong’ (Quentin Dupieux, 2012)

Sitges 2012 – Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya (10/10/2012)

Herencias, clásicos, saldos

Lo que está pasando en esta edición de Sitges con el cine coreano empieza a ser realmente preocupante. Observamos cómo cada año las producciones que nos llegan son inversamente proporcionales a la calidad de las mismas. Si ayer hablábamos de Deranged (Yeon-ga-si, Park Jeong-woo) como ejemplo de ello hoy ha continuado esta tendencia con The Weight (Jeon Kyu-hwan), película que además venía expresamente recomendada por el director del certamen, Ángel Sala. Muchas son las cosas negativas de las que hablar, como de su nulo sentido del tempo cinematográfico, de su nula preocupación por desarrollar un guión y un montaje que tengan sentido entre sí o su continua confusión entre lo que se supone debe ser lírico y la absurdidad kitsch de sus imágenes. Pero lo peor de todo es que este es un film sin rumbo, desganado, que no sabemos lo que pretende decir a pesar de que queda claro que algo intenta transmitir, lo que no sólo le confiere el calificativo de vacío sino que le adjudica un barniz de pretenciosidad absolutamente insoportable.

Quentin Dupieux es probablemente una de las voces más originales dentro del panorama actual, y con Wrong confirma lo ya apuntado en películas como Rubber (2010). Este es un director que sabe perfectamente construir un universo propio, unos códigos humorísticos basados en lo surrealista, en lo subversivo y en las repeticiones de gags, sean sonoros o visuales, como marcas principales de la casa. Asimismo parece también que la irregularidad sea constante, y es que igual que sucedía con Rubber, Wrong nunca consigue redondear la faena. Es esta una película de momentos, golpes de efecto, argumentales o humorísticos, muy por encima de la media en cuanto a inteligencia y tratamiento. Sin embargo mantener estos altos resulta ardua tarea, lo que acaba por configurar un conjunto con demasiados altibajos que facilitan la desconexión del espectador con lo acaecido en pantalla demasiadas veces.

Con Vous n'avez encore rien vu Alain Resnais ofrece un auténtico recital de generosidad cinematográfica. Por un lado rinde un cálido homenaje a los colaboradores habituales en sus películas como Sabine Azéma o Pierre Arditi, entre otros, regalándoles un producto bello, compacto y por qué no decirlo denso en su complejo entramado metateatral. Así es, con un desarrollo aparentemente sencillo (actores que acaban fundiéndose con su personaje) se construye un diálogo apabullante entre el actor y su interpretado, entre el rol y el espectador que lo ve. Un juego de miradas amparado por la relación que se establece entre el Resnais director de cine y el Resnais que dirige una representación de Orfeo. Un entramado de complicidades multidireccional complejo, árido por momentos, pero que sabe conjugar la lírica teatral con el análisis de las relaciones maestro-alumno y sus derivaciones paternofiliales o de pareja.

Mucho se esperaba de Antiviral, debut de Brandon Cronenberg, que hace honor a su apellido con un film deudor de Cronenberg padre en muchos sentidos. Por un lado una estética aséptica, fría, con un aire de irrealidad de Apocalipsis de baja intensidad que nos remite a esos páramos médicos aislados de por ejemplo Cromosoma 3 (The Brood, 1979) o Rabia (Rabid, 1977); por otro tenemos un argumento que nos sitúa en el territorio de la nueva carne más en la línea de Videodrome (1983). Con estas herramientas se construye una película que pivota sobre la crítica a la sacralización del famoso, de su explotación comercial y de la vulgar adoración que la sociedad siente por estos seres. Calificativo este duro, pero así presentado en la película. Los famosos son objeto de adoración y explotación en tanto que objetos, no tienen valor per se más que por lo que pueden vender, llegando en el caso del film al extremo de vender sus enfermedades. En todos estos aspectos Antiviral funciona perfectamente, y traza una línea de continuidad con el primer David Cronenberg respetuosa y exigente con el referente a partes iguales. Si algo se le puede achacar a Antiviral es su desarrollo algo deslavazado, con demasiada tendencia a la dispersión, producto quizás del excesivo celo con el que se ha enfocado la parte estética.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Sitges 2012 – Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya (10/10/2012)