Archivo de la etiqueta: post-apocalíptico

Llega de noche (It Comes at Night, Trey Edward Shults, 2017)

La omnipresencia del miedo

Una casa en mitad del bosque. Tres personas con máscaras de gas y guantes se despiden de un anciano enfermo y lleno de pústulas al que llaman «padre» y «abuelo». Lo sacan al campo, donde lo tiran en una zanja, le disparan en la cabeza y queman su cadáver. Es la escena inicial de Llega de noche, la magistral y sutil presentación de una familia que lucha por sobrevivir a un virus indeterminado que parece haber convertido el mundo en un lugar post-apocalíptico y semi-desierto. La película de Trey Edward Shults hace así una fuerte declaración de intenciones desde antes de los créditos: no hay lugar para la sobreexplicación —ni prácticamente para la explicación a secas—, solo para la acción por la supervivencia de una familia que ve perturbada su tranquilidad cuando aparece un hombre en su casa pidiendo que le acojan junto a su mujer y su hijo.

Llega de noche es una de esas películas de terror cuya máxima virtud es el aprovechamiento hasta el límite de pocos elementos. Con una estética y una narrativa que recuerdan mucho a cierto estilo de videojuego independiente de terror que se ha popularizado en los últimos años —imposible no creer que va a aparecer Slenderman tras uno de esos árboles iluminados solo por una linterna— la obra de Edward Shults no necesita más de seis personajes, una casa y un enemigo invisible, para construir una atmósfera de tensión e incertidumbre asfixiantes.

La construcción de la amenaza es clave. La dualidad exterior-interior, combinada con la de noche-día —los personajes no salen de la casa de noche— crea, desde el título, una sensación cíclica de angustia y alarma, que refleja especialmente el hijo adolescente (Kelvin Harrison Jr.) con episodios de insomnio y pesadillas. El peligro acecha en todo momento, se infiltra a lo largo de todo un metraje que no necesita jugar con los sonidos fuertes precedidos de un silencio para crear sustos puntuales, recurso que emplea extraordinariamente poco para los estándares del género.

Llega de noche explota, por tanto, de manera magistral, uno de los recursos más efectivos del cine de terror: la no-representación del «monstruo». Lo desconocido siempre es más terrorífico que lo que se ve. Un virus letal y difícilmente previsible; la desconfianza que genera un ser humano ajeno en un contexto de pura supervivencia animal; la oscuridad. Toda una ristra de enemigos intangibles a los que hacer frente con pocas acciones realmente efectivas para combatirlos.

Es tremendamente reconfortante enfrentarse a una película tan valiente, que muestra pronto su filosofía y no la abandona para conseguir ningún tipo de giro pirotécnico o final apoteósico. Avanza lenta y cautelosa, como alguien que teme pisar una mina. Crea una continua calma tensa en la que «que no pase nada» es lo más inquietante, como bien sabía y practicaba Alfred Hitchcock en su cine. Sigue fiel hasta el final a la ocultación, a la renuncia a detallar y explicar por qué el mundo que ha construido es cómo es mediante esas «escenas-tutorial» que tanto le gustan a Christopher Nolan y compañía. Edward Shults confía en la inteligencia de su público. No hay que comprender nada, solo estar alerta. Y tener miedo.

Publicado en Estrenos, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Llega de noche (It Comes at Night, Trey Edward Shults, 2017)