Archivo de la etiqueta: Pintura

Degas: pasión por la perfección (Degas: Passion for Perfection, David Bickerstaff, 2018)

Dentro del estudio

El presente documental forma parte de una serie de obras audiovisuales producidas por Phil Grabsky, cuya principal misión es la de mostrar en pantalla grande el trabajo pictórico de artistas considerados clásicos de todos los tiempos. Como documentalista, Grabsky posee experiencia en retratar exposiciones para su visionado en salas cinematográficas, seleccionando actualmente el grupo de expertos adecuado para cada capítulo de la serie documental que nos ocupa: Exhibition on Screen. En este caso, David Bickerstaff es el encargado de dirigir un amplio recorrido por la obra de Degas tal y como había hecho anteriormente con Miguel Ángel en Michelangelo: Love and Death (2017) o el Bosco en El fascinante mundo del Bosco (The Curious World of Hieronymus Bosch, 2016).

Tanto en su estructura como en su contenido, la producción está pensada para llegar a un público amplio sin perder por ello el rigor informativo ya que cuenta con la participación de especialistas en diversos campos, como historiadores del arte, galeristas que distribuyeron su obra o artistas que sienten la influencia de la manera de trabajar de Degas. Se pretende abarcar la mayor parte de la obra del pintor a través de un recorrido cronológico por su biografía, combinando para ello tanto un narrador como la lectura de numerosas cartas que el artista redactó a lo largo de su vida. El análisis de las citadas epístolas permite adentrarnos tanto en sus intereses personales como vislumbrar sus procesos artísticos. También se deducen intereses más amplios propios de su época, así como vislumbrar las relaciones entre diversos artistas del círculo impresionista. En el primer tercio de metraje encontramos varios protagonistas: el propio Degas, los planos de las calles del París contemporáneo y una pequeña historia del Museo Fitzwilliam de Cambridge. Este último personaje se justifica por contar con la mayor colección del artista en Reino Unido, pero rompe con el buen ritmo logrado en las primeras escenas ya que se pasa de reflexionar sobre la vida y la obra del pintor a incluir un pequeño reportaje sobre esta Institución en sí, al margen de Degas. Se pierde algo del dinamismo que encontramos en la unión de la tradicional presencia de expertos que reflexionan sobre diferentes aspectos del autor hermanados con bellos planos de localizaciones – tanto exteriores como interiores- en relación a las temáticas de su producción artística.

Una de las peores características de Degas: Pasión por la perfección, reside en la estrategia de representar al pintor mediante la actuación de un actor. Nos vamos reencontrando con diversos episodios de su vida que se encuentran teatralizados. Ante la imposibilidad de poder mostrar al verdadero pintor en su cotidianidad se ha tomado la decisión de reconstruir pequeños fragmentos a través de la teatralización. Es un recurso muy discutible, ya que no se pueden reproducir de manera fiable aspectos tan íntimos. Además, también se ha decidido leer algunos fragmentos de las cartas presentes en el documental como si las recitara el propio pintor, resultando igualmente muy forzado. Aun así, es altamente probable que la inclusión de estos dos elementos responda a una voluntad de dinamizar el resultado final, distanciándose de un reportaje meramente didáctico, pero pueden fácilmente conducir a restarle credibilidad a la obra.

En el polo opuesto, como puntos más destacables, hallaríamos la capacidad de síntesis de la producción, capaz de explicar tanto el recorrido vital del autor como de sus principales técnicas y temáticas, así como su relación con el mercado del arte o con los maestros del pasado. Como uno de sus mejores valores encontramos el análisis en profundidad de varias obras que no suelen ser accesibles, como pequeñas figuras de cera u obras de juventud que no están tan estudiadas como las consideradas como obras maestras. Por todo ello, Degas: Pasión por la perfección, constituye un documento valioso para ayudarnos a situar al artista en su contexto, a través de sus características más peculiares e individualistas, y no tanto tratado como un impresionista más, ya que el propio Degas no se identificaba como tal.

Publicado en Estrenos, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Degas: pasión por la perfección (Degas: Passion for Perfection, David Bickerstaff, 2018)

Los últimos años del artista: Afterimage (Powidoki, Andrzej Wajda, 2016)

El artista incomprendido

La película póstuma del reputado Andrzej Wajda nos relata la historia de Wladyslaw Strzeminski, un artista de vanguardia cuya obsesión pictórica era plasmar las imágenes remanentes que aparecen al cerrar los párpados tras estar observando algo. Strzeminski se presenta como un individuo comprometido con los ideales del artista libre, lo que le hace chocar, sistemáticamente, con la política cultural del gobierno socialista de la Polonia de postguerra.

Wajda es uno de los grandes nombres de la historia del cine polaco y europeo. Desde que inició su producción en los años cincuenta, en el marco de la Escuela de Cine de Łódź, y hasta esta Los últimos años del artista: Afterimages, ha realizado más de cuarenta películas, casi todas atravesadas por un mismo discurso: la oposición frontal y feroz a la Polonia socialista y el ideario comunista. En más de una ocasión, incluso, creando personajes que le sirven como una suerte de alter ego para denunciar su incomodidad como artista frente al régimen.

Wladyslaw Strzeminski es el último de estos personajes mediante los cuales Wajda parece pretender identificarse como mártir por el arte. El conflicto de Los últimos años del artista surge cuando los responsables gubernamentales de cultura instan a Strzeminski, profesor en la Escuela de Arte de Łódź, a que sus obras y doctrinas sean fieles a la lógica del realismo socialista; es decir, que su discurso no vaya en contra del de la Revolución. El artista se niega en rotundo, alegando la necesidad de practicar un arte sin ataduras para poder alcanzar altas cotas de excelencia, lo que le causa un veto y toda una serie de problemas económicos.

En este punto, la película podría plantear una serie de cuestiones y debates realmente interesantes. Podría invitar, por ejemplo, a la reflexión sobre los mitos y romanticismos que rodean los discursos artísticos que evocan una excelencia casi divina a partir del genio libre del individuo. Podría, también, reflexionar sobre la incompatibilidad de un discurso tan individualista y, en definitiva, liberal, como el que propone Strzeminski, en un Estado que busca un sistema opuesto a esta filosofía. Igualmente válido e interesante sería colocar en una balanza el derecho del artista a expresarse y crear sin ningún condicionamiento ideológico desde la administración, y el deber de un sistema (minoritario y en continuo ataque) que busca —al menos teóricamente— la igualdad entre todos sus ciudadanos, de blindarse ante posibles mensajes dañinos.

Uno podría, entonces, salir de la sala reflexionando que tal vez es mejor una sociedad con una clase obrera empoderada que una con cuatro o cinco obras de «alta cultura». O lo contrario. O incluso establecer que no es algo incompatible. Por desgracia, en ningún momento la idea de pensar sobre las fricciones entre arte e ideología pasa por la cabeza de un Andrzej Wajda que tiene claro, por enésima vez, cual es su película: crear una serie de imágenes tramposas y sesgadas que presenten al otro como el enemigo. Un ejercicio de maniqueísmo del que salir erigido como el mesías que acabó siendo mártir por la causa.

Publicado en Estrenos, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Los últimos años del artista: Afterimage (Powidoki, Andrzej Wajda, 2016)