Archivo de la etiqueta: Oskar Alegría

L’Alternativa 2012 – 25/11/2012

Clausura

Llegó a su fin esta decimonovena edición del Festival de Cinema Independent de Barcelona, l'Alternativa, y por consiguiente tuvo lugar la entrega de premios. Pero antes, por la tarde, aún hubo las últimas proyecciones. Se pudo ver la correcta A nossa forma de vida, presentada por su director, Pedro Filipe Marques; la notable 5 Broken Cameras (Emad Burnat y Guy Davidi) y No quarto da Vanda, una de las cumbres de Pedro Costa, el gran ausente del festival. Aprovechamos, no obstante, la ocasión, para celebrar el acierto del festival en programar la retrospectiva del director luso, ya que ha permitido recuperar en pantalla grande (con pases en el propio CCCB y en la Filmoteca de Catalunya) algunas de sus películas más brillantes. También merece una mención especial la coproducción polaco-rumana Crulic - drumul spre díncolo (Anca Damian), proyectada en un único pase que tuvo lugar este domingo. De ella nos ocuparemos próximamente, en una crónica dedicada exclusivamente a ella, pero para ir abriendo boca debemos decir que la cinta, que destaca en lo visual (combinando varias técnicas plásticas) y en lo narrativo (haciendo denuncia social en un tono muy kafkiano) ha competido en varios festivales internacionales, entre ellos el BACIFI o el FICUNAM, y ha sido emitida por la BBC.

En cuanto a la entrega de premios, a quien escribe estas líneas le alegra pensar que finalmente se han confirmado algunas de las sensaciones previas que se tenían antes de empezar el festival. No todas, claro está, pues ¿qué es un festival de cine sin desacuerdos ni polémicas? El Premio Lomography-Pantalla Hall fue para The Whale Story de Tess Martin, cortometraje visto en el subapartado “Bestieses” de “l'Alternativa proposa”. En él, mediante la técnica del stop motion, la autora es capaz de poner en escena una fábula ecologista, dando vida a una ballena pintada sobre un muro. La lomografía es, desde hace unos años, uno de los hobbies de moda. Recuperado por el afán consumista que se disfraza de nostalgia, la recuperación de este tipo de cámaras le ha devuelto la vida (sin querer hacer falsas correspondencias con la pieza antes citada) a una sensibilidad plástica que da pie a una concepción más pura de la construcción cinematográfica.

En el apartado de Mejor Cortometraje el ganador ha sido A Story for the Modlins de Sergio Oksman. Con Carlos Muguiro (otrora director del Festival Punto de Vista) como coguionista, la pieza rastrea la particularísima historia de Elmer Modlin, figurante de La semilla del diablo (Rosemary's Baby, Roman Polanski, 1968), entre otras, a partir de hallazgos de material inédito con entrevistas y otros materiales. El cortometraje evidencia una sofisticada ambigüedad, que en algunas ocasiones contraría y en las demás fascina. A Story for the Modlins está preseleccionado en la categoría de cortometraje documental en la próxima entrega de los Premios Goya.

Aplaudimos la mención especial para Oh, Willy... (Emma De Swaef y Marc James Roels), una maravilla de la animación que convierte una reivindicación New Age en fábula tragicómica mediante un humor directo y desacomplejado.

"A Story for the Modlins" y "Oh, Willy..."

En lo restante, ¿qué decir? El premio al mejor largometraje fue para Nacer. Diario de maternidad de Jorge Caballero; si bien no podemos decir que se trate de un mal documental o de una película insulsa, sí que nos gustaría apuntar que había películas bastante más merecedoras del premio que la presente, como la hipnótica 2 Years at Sea (Ben Rivers), que tendrá su propia reseña próximamente, o esa maravillosa revelación llamada La casa Emak-Bakia, de Oskar Alegría, ya reseñada en una de las crónicas de esta cobertura.

No podemos concluir esta cobertura sin dar cuenta que en esta ceremonia de clausura recibió un sincero homenaje Margarita Maguregui, quien, tras dieciocho años al frente de la dirección de l'Alternativa, se despide. Obviamos los motivos, aunque le deseamos lo mejor. Así como mucha suerte a quien asuma su cargo en la próxima edición, la número veinte. Esperemos, pues, que el próximo año l'Alternativa celebre 20 años a lo grande, apostando nuevamente por el cine pequeño.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en L’Alternativa 2012 – 25/11/2012

L’Alternativa 2012 – 23/11/2012

La leyenda de la mansión de Ray

Sin duda, esta es hasta ahora La Sorpresa de l'Alternativa. Imbuido por el espíritu libertario del cine de Man Ray, Oskar Alegría, periodista de formación, consigue en La casa Emak Bakia un prodigio de narración rizomática donde el azar evidencia que lo más importante es el trayecto y nunca la meta y, lo más importante, que se puede hacer cine sin dinero siempre que con buena voluntad logres conseguir el favor de las personas involucradas. El planteamiento parte de una premisa simple, aunque no por ello común: encontrar una casa llamada “Emak Bakia” (expresión en euskera que significa “Déjame en Paz”) que aparece en el cortometraje de título homónimo que Man Ray filmó en 1926. El inicio del film, con un plano general del mar con el horizonte invertido, presagia un videopoema que homenajea al director norteamericano. Pero, sorprendentemente, a partir de la aparición de la premisa, este cambia de registro y se convierte en una suerte de road movie en la que su director, guiado por el azar y por los pasos perdidos que dejó Ray, traza un camino hilvanado por sucesos suspendidos en el tiempo.

El documental se construye visualmente como un reflejo de la película de Ray, algo a medio camino entre el ensayo visual partiendo del original y el remake sui generis. No en vano, el director navarro utiliza imágenes del celuloide Emak-Bakia y además las re-filma para contrastarlas en pantalla partida. Sobre estas, y a modo de reflexión personal, construye su discurso. Así, sentencias como: “¿Puede realmente morir un clown?” o “Las pesadillas que tienen los cerdos”, se convierten en los puntos de anclaje que marcan los diferentes cambios de rumbo que toma Oskar Alegría en su trayecto hacia la casa. Estos nexos de unión con la obra de Ray de fondo constituyen los pocos núcleos narrativos, ya que el resto es pura desviación, tentativa al destino. Así, el film va dejando algunos cabos sueltos por el camino en una pista que lleva a otra pista y así ad eternum. A mitad de la película, el director encuentra Emak Bakia, pero para entonces el signo de la película ha cambiado y ya hay demasiadas preguntas que exigen respuesta o, como mínimo, que el viaje prosiga. Así, el azar se convierte definitivamente en el patrón de la construcción narrativa que plantea el director navarro, erigiendo el film, ahora sí, no ya como una mera indagación sobre la ubicación de un enclave, sino como una construcción mítica en torno a la misma que opera contra la dictadura del tiempo. El documental, entonces, vuelve sobre sus pasos y empieza a resolver las incógnitas que habían quedado abiertas en su transcurso. Se inicia, entonces, un cúmulo de resurrecciones que culmina muy agraciadamente, como no podía ser de otra forma, con la enigmática nomenclatura de la casa.

Un salvavidas se hunde

De la segunda proyección oficial del día, en cambio, poco se puede decir. El salvavidas (Maite Alberdi) es un documental al uso, bienintencionado y sin más pretensión que la de mostrar el día a día de Mauri, un socorrista de las playas chilenas. La película aporta un tono humorístico que se agradece, basado en el carácter del protagonista y su particular manera de entender el oficio, motivo este último, también, sobre el que orbita el relato. Este tono humorístico rompe la monotonía que impera en el conjunto, pero aun así no es suficiente para sostener el interés. Cierto es que intentan emerger, en ocasiones de manera algo forzada, un intento de historia personal del protagonista y su rivalidad con Jean Pierre, el socorrista que sí se mete en el agua para salvar a las personas y que recibió el “premio salvavidas del año”, algo que él no acaba de aceptar. También en sus desencuentros con otros bañistas y sus impertinencias empieza a intuirse la construcción del personaje. Es la aparición de este rival, Jean Pierre, así como la del niño aprendiz que lo acompaña y escucha sus enseñanzas, la que consigue despertar tímidamente nuestra atención. Pero para cuando esto pasa, el documental ya finaliza.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados en L’Alternativa 2012 – 23/11/2012