Archivo de la etiqueta: Lav Diaz

Sitges Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya 2018. Películas destacadas (II)

Continuamos con la segunda parte de este resumen con las películas más destacadas del festival y llegamos a los primeros puestos. Nos decantamos por cinco películas valientes y polémicas, muy distintas a nivel tanto de género como argumental, pero que tienen en común una decidida vocación de riesgo y la clara intención de no pasar desapercibidas allá donde vayan.

  1. The House That Jack Built (Lars Von Trier, Dinamarca)

Incontinencia narrativa, humor negro, exceso, constantes referencias a su obra y también a obras ajenas, autoparodia, polémica, cinismo, barroquismo visual postdogma… ¿Algún concepto más que se os ocurra relacionar con el (ya no tan) enfant terrible del cine danés?  Tal vez el festival de Sitges sea un lugar más apropiado para el último filme de von Trier que el glamuroso Cannes, donde provocó la indignación (y posterior huida) de gran parte del público durante la première oficial. Pero si hay algo que este director sabe hacer es reírse de sí mismo mediante su obra. The House That Jack Built sigue el rastro de humor negro dejado anteriormente por algunas de sus películas y tiene como protagonista a un Matt Dillon tan efectivo como excesivo, desquiciado psicópata asesino con un trastorno obsesivo compulsivo que le lleva a vivir situaciones de una inesperada comicidad. En definitiva, sufrimiento y carcajadas a partes iguales. Y por el camino, algunas reflexiones tan lúcidas como desmedidas sobre el asesinato como una de las bellas artes.

  1. In Fabric (Peter Strickland, Reino Unido)

Para todos aquellos que disfrutaron con la cuidada puesta en escena de la onírica y sensual The Duque of Burgundy (2014), Peter Strickland ha dirigido In Fabric, cuento de terror vintage capaz de arrancar a sus desprevenidos espectadores constantes carcajadas. Sorpresivo relato que coquetea con el giallo, pero también con el humor absurdo. Delirio visual y narrativo, audacia fílmica inclasificable y heterodoxa que ilustra a la perfección la incontrolable fuerza del fetichismo. ¿Quién nos iba a decir a estas alturas que una película sobre un vestido asesino podría sorprendernos? Pues bien, Peter Strickland lo ha conseguido con In Fabric.

  1. Lazzaro felice (Alice Rohrwacher, Italia)

       *Premio de la Crítica José Luis Guarner

       *Sección Oficial, Premio Especial del Jurado

       *Premio del Jurado Joven

Premio al mejor guion en el último Festival de Cannes, la nueva película de Alice Rohrwacher ha logrado también conquistar al jurado de la crítica del Festival de Sitges y se ha alzado con el Premio José Luis Guarner, además del Premio especial del Jurado y el Premio del Jurado Joven. Con ecos al Pasolini más humanista, a algunas películas de Fellini, otras de Visconti e incluso al Kusturica de Underground (1995), Lazzaro Felice logra, mediante la apariencia de una inofensiva fábula, realizar una profunda y crítica  reflexión sobre el neoliberalismo y las estructuras de poder que perpetúan la abismal diferencia de clases.

  1. Season of the Devil (Lav Diaz, Filipinas)

¿Hay algo más arriesgado que dirigir un musical a capella, en blanco y negro, de cuatro horas de duración, sobre la conflictiva y sanguinaria militarización de Filipinas en los años ochenta? ¿Hay alguien más apropiado que Lav Diaz para dirigirlo? Season of the Devil ha sido, sin duda alguna, una de las películas más extremas y audaces de este festival. Tan solo algunos inconscientes se atrevieron –nos atrevimos– a dedicar cuatro horas de sus respectivas vidas a un experimento de tal envergadura. La contundente crítica a la dictadura de Ferdinand Marcos y los largos planos secuencia presentes en la mayoría de sus películas, se han convertido ya en el sello personal del director. ¿Os imagináis cómo sería una violación a manos de despiadados militares y cantada a ritmo de blues? Yo hace casi una semana que la presencié y todavía no me la puedo quitar de la cabeza.

01.Domestik  (Adam Sedlák, República Checa)

      *Mención especial, Sección Noves Visions

      *Premio Citizen Kane a la mejor dirección nobel

La opera prima de Adam Sedlák disecciona una adicción descontrolada con la milimétrica exactitud de una incisión practicada por un experimentado cirujano. Con una puesta en escena tan minimalista como contundente (menos es más, como bien decía Mies van der Rohe), con tan solo tres personajes y apenas un par de lugares en los que ubicar todas las secuencias, Sedlák configura una angustiosísima pesadilla anclada en la repetición que nos muestra cuán siniestro puede llegar a ser nuestro comportamiento cotidiano cuando se ve perturbado por una obsesión incontrolable, tanto si se trata de ser madre como de lograr el estatus de ciclista de élite.

Publicado en Festivales, Jump cut | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en Sitges Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya 2018. Películas destacadas (II)

D’A 2014 (27/04/2014) – La culpa, de vez en cuando

¿Qué pueden tener en común tres películas como Norte, the End of History (Norte, hangganan ng kasaysayan, Lav Diaz), The Major (Mayor, Yuri Bykov) y Luton (Michalis Konstantatos)? A primera vista no resulta algo fácil de detectar ya que los argumentos son bastante dispares. El filipino Lav Diaz realiza una suerte de libre adaptación dostoievskiana en la que un aventajado estudiante de derecho de ambigua moralidad y nihilismo confuso comete un crimen de consecuencias impredecibles. Por otro lado, Bykov dirige un thriller en el que un accidente inicial (el atropello de un niño por parte de un agente de policía) sirve como detonante para mostrarnos esa maldad que se queda incrustada en la vida cotidiana y sólo percibimos de vez en cuando. Y finalmente, el primer largometraje de Michalis Konstantatos describe con aparente y rutinaria frialdad las anodinas vidas de tres personajes que, de modo gradual, permitirán que el espectador descubra sus peculiaridades y, sobre todo, aquello que tienen en común, aquello que los une (nótese en mi descripción vaga y eufemística un intento sobrehumano por no hacer ningún spoiler al respecto).

En Norte, the End of History, Diaz experimenta de modo radical con el tempo de la narración y su propuesta conforma una especie de descomunal fresco fragmentado de la historia de Filipinas. O al menos, de una parte de la historia. Sus monumentales películas suelen durar varias horas –y cuando digo varias, quiero decir más de tres– y estar conformadas por largos planos secuencia naturalistas en los que nada es casual aunque pudiera parecerlo. Nada es baladí. El idioma en este caso es una muestra evidente de las huellas del colonialismo, al igual que la enorme influencia de la religión católica, por ejemplo. Son algunos elementos que están ahí, todo el tiempo, tal vez en un segundo plano pero con una intencionalidad bien clara, la de poner en contexto a unos protagonistas que hablan poco pero reflexionan mucho.

Norte

Y si Diaz pone a prueba la capacidad de observación del espectador con este filme, Yuri Bykov recurre en The Major a los clásicos mecanismos del thriller para hablarnos también de la ambigüedad moral y el sentimiento de culpa. Esta vez la duración está mucho más ajustada, los planos son más breves, los personajes más predecibles (aunque se agradece esa cierta ambigüedad del personaje protagonista) y la música es la propia de un correcto thriller al uso. De esos que nos hacen caer en la trampa aunque la hayamos visto desde muy lejos.

Pero el ejercicio más desconcertante de los tres podría ser Luton, el film de Michalis Konstantatos. Si no fuese porque es griego y –perdón por recurrir al tópico– ya sabemos que a los cineastas griegos les complace en grado sumo desconcertar. Pero a Konstantatos le falta algo; tal vez exactitud y pulso narrativo. Narrar tres historias de modo paralelo y conseguir en la última media hora una catártica confluencia no es cosa fácil. Hay que tener la precisión de un reloj suizo y algo de intuición para equilibrar y humanizar. Porque si no, todo se nos queda en un intento bienintencionado pero un tanto fallido. Sobre todo, si tenemos en cuenta que los antecedentes en su país estos últimos años pusieron el listón muy alto (Attenberg –Athina Rachel Salgari, 2010–, Canino Kynodontas, Giorgios Lanthimos, 2009–, L –Babis Makridis, 2012–, Boy Eating the Bird’s Food –To agori troei to fagito tou pouliou, Ektoras Lygizos, 2012–…) y acabar asumiendo un patrón que se convierte en moda puede ser peligroso.

Aunque una cosa sí que queda clara: el sentimiento de culpa se convierte sin duda en el elemento cohesionador de estos tres filmes que formaron parte de la programación del tercer día del D’A. La culpa como protagonista indiscutible. A veces por su rotunda presencia, a veces por su absoluta ausencia. La culpa con todos los interrogantes y contradicciones que conlleva. La culpa con todo el dolor que implica. La culpa con mayúsculas.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados en D’A 2014 (27/04/2014) – La culpa, de vez en cuando