Archivo de la etiqueta: Jorge Caballero

L’Alternativa 2012 – 25/11/2012

Clausura

Llegó a su fin esta decimonovena edición del Festival de Cinema Independent de Barcelona, l'Alternativa, y por consiguiente tuvo lugar la entrega de premios. Pero antes, por la tarde, aún hubo las últimas proyecciones. Se pudo ver la correcta A nossa forma de vida, presentada por su director, Pedro Filipe Marques; la notable 5 Broken Cameras (Emad Burnat y Guy Davidi) y No quarto da Vanda, una de las cumbres de Pedro Costa, el gran ausente del festival. Aprovechamos, no obstante, la ocasión, para celebrar el acierto del festival en programar la retrospectiva del director luso, ya que ha permitido recuperar en pantalla grande (con pases en el propio CCCB y en la Filmoteca de Catalunya) algunas de sus películas más brillantes. También merece una mención especial la coproducción polaco-rumana Crulic - drumul spre díncolo (Anca Damian), proyectada en un único pase que tuvo lugar este domingo. De ella nos ocuparemos próximamente, en una crónica dedicada exclusivamente a ella, pero para ir abriendo boca debemos decir que la cinta, que destaca en lo visual (combinando varias técnicas plásticas) y en lo narrativo (haciendo denuncia social en un tono muy kafkiano) ha competido en varios festivales internacionales, entre ellos el BACIFI o el FICUNAM, y ha sido emitida por la BBC.

En cuanto a la entrega de premios, a quien escribe estas líneas le alegra pensar que finalmente se han confirmado algunas de las sensaciones previas que se tenían antes de empezar el festival. No todas, claro está, pues ¿qué es un festival de cine sin desacuerdos ni polémicas? El Premio Lomography-Pantalla Hall fue para The Whale Story de Tess Martin, cortometraje visto en el subapartado “Bestieses” de “l'Alternativa proposa”. En él, mediante la técnica del stop motion, la autora es capaz de poner en escena una fábula ecologista, dando vida a una ballena pintada sobre un muro. La lomografía es, desde hace unos años, uno de los hobbies de moda. Recuperado por el afán consumista que se disfraza de nostalgia, la recuperación de este tipo de cámaras le ha devuelto la vida (sin querer hacer falsas correspondencias con la pieza antes citada) a una sensibilidad plástica que da pie a una concepción más pura de la construcción cinematográfica.

En el apartado de Mejor Cortometraje el ganador ha sido A Story for the Modlins de Sergio Oksman. Con Carlos Muguiro (otrora director del Festival Punto de Vista) como coguionista, la pieza rastrea la particularísima historia de Elmer Modlin, figurante de La semilla del diablo (Rosemary's Baby, Roman Polanski, 1968), entre otras, a partir de hallazgos de material inédito con entrevistas y otros materiales. El cortometraje evidencia una sofisticada ambigüedad, que en algunas ocasiones contraría y en las demás fascina. A Story for the Modlins está preseleccionado en la categoría de cortometraje documental en la próxima entrega de los Premios Goya.

Aplaudimos la mención especial para Oh, Willy... (Emma De Swaef y Marc James Roels), una maravilla de la animación que convierte una reivindicación New Age en fábula tragicómica mediante un humor directo y desacomplejado.

"A Story for the Modlins" y "Oh, Willy..."

En lo restante, ¿qué decir? El premio al mejor largometraje fue para Nacer. Diario de maternidad de Jorge Caballero; si bien no podemos decir que se trate de un mal documental o de una película insulsa, sí que nos gustaría apuntar que había películas bastante más merecedoras del premio que la presente, como la hipnótica 2 Years at Sea (Ben Rivers), que tendrá su propia reseña próximamente, o esa maravillosa revelación llamada La casa Emak-Bakia, de Oskar Alegría, ya reseñada en una de las crónicas de esta cobertura.

No podemos concluir esta cobertura sin dar cuenta que en esta ceremonia de clausura recibió un sincero homenaje Margarita Maguregui, quien, tras dieciocho años al frente de la dirección de l'Alternativa, se despide. Obviamos los motivos, aunque le deseamos lo mejor. Así como mucha suerte a quien asuma su cargo en la próxima edición, la número veinte. Esperemos, pues, que el próximo año l'Alternativa celebre 20 años a lo grande, apostando nuevamente por el cine pequeño.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en L’Alternativa 2012 – 25/11/2012

L’Alternativa 2012 – 22/11/2012

Doble alumbramiento

Texto de Aaron Cabañas y Enrique Aguilar.

Como ya hiciera en su anterior documental, Bagatela (2009), en el que seguía de cerca el proceso de encarcelamiento de unos jóvenes de Bogotá, Jorge Caballero vuelve a indagar aquí sobre lo institucional. Nacer. Diario de maternidad no tiene más pretensión que la que su título anuncia, a pesar de contener cierta denuncia social hacia el estado de la sanidad pública colombiana. Mediante una estructura regular de episodios que datan los días clave en un embarazo, cada uno titulado con un verbo relacionado con el proceso de gestación, el director nos acerca las circunstancias de cada una de las futuras madres que protagonizan la cinta. Este acercamiento se hace de forma progresiva y delicada, evidenciando cómo a medida que avanza su embarazo aumenta la cercanía con respecto a ellas. La puesta en escena, pues, parte del plano general de la sala de espera con el que abre el film, para culminar en el primer plano de un recién nacido que lo clausura. En medio queda el paulatino acercamiento de la cámara y los encuadres cada vez más centrados en las parturientas. De hecho, la figura del hombre es aquí anecdótica, pues, salvo secuencias fugaces, la práctica totalidad del documental parece evitar la presencia masculina. Y así lo descubrimos en los rutinarios cuestionarios preparto que los enfermeros les hacen a las futuras madres y en los que la mayoría confiesan estar solteras, divorciadas o incluso viudas. Aun así, la exclusividad genérica (las únicas protagonistas son las mujeres, por méritos propios) no le resta un ápice de interés. En los partos, Caballero compone los planos con suma elegancia y sin mostrar nada desagradable, aunque se nos puede descubrir en algún momento la verdadera magnitud de ciertas situaciones siempre edulcoradas o distorsionadas en producciones hollywoodienses como, por ejemplo, Nueve meses (Nine months, Chris Columbus, 1995). Lo verdaderamente importante, al final, es que su director nos muestra la dimensión tangible y realista de un hecho sobre el que aún pesan el misticismo y el hecho religioso.

Después del encuentro con la actriz y cantante francesa Jeanne Balibar pudimos asistir también a la única proyección programada de L'idiot (Pierre Léon, 2008). Partiendo de la obra de Fiódor Dostoiévski, el film condensa en una hora un fragmento de la historia relatada en el libro y lo hace de forma tan sencilla que aparentemente roza lo simple. Un espacio reducido a poco más que una habitación, un grupo de actores y un juego, nada más que esto necesita Pierre León para situarnos ante una dinámica perversa en la que los personajes han de explicar la acción más vil que han cometido en sus vidas y cuyo funcionamiento dará paso a la revancha libertaria de Natasha Philippovna (Jeanne Balibar). León aprovecha la poca movilidad a la que obliga la falta de espacio para situar a los personajes sentados mirándose unos a otros, como si hubiera un único centro, una mesa a la que están sentados y sobre la cual se ha situado la cámara como invitada de lujo capaz de captar la dinámica impresa por el juego de miradas.

El abismo de pasiones característico de la obra del escritor ruso se pone en escena precisamente mediante el gesto, con el movimiento bufonesco de Ferdychtchenko (Jean Denizot) quien propone el juego, con la rigidez de Totsky (Bernard Eisenschitz) o el malestar del General Epantchine (el propio Pierre Léon), con las lágrimas de Daria Alexeievna (Sylvie Testud) pero sobre todo con el gesto verbal, con la palabra que se erige en L’idiot como verbo que alumbra imágenes a partir del discurso hablado en cada una de las acciones innobles que se relatan en escena. Lo que parece entonces mero teatro filmado se desvela como un calculado ejercicio de sencillez clásica que propone un montaje cuya piedra angular es la correspondencia entre miradas-plano (las diatribas de Natasha Philippovna) y miradas-contraplano (las reacciones de los hombres que se sienten heridos). La palabra es movimiento y en L’idiot se concreta en acción dramática que revoluciona las relaciones de subordinación entre los personajes. Que toda esta forma y contenido se concrete en 61 minutos es francamente asombroso. Una vez más, la sencillez poco o nada tiene que ver con la simpleza.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , | Comentarios desactivados en L’Alternativa 2012 – 22/11/2012