Archivo de la etiqueta: Hitoshi Matsumoto

Panorama japonés en Sitges 2011

Se puede decir que sufro una cierta deformación profesional que, al asistir a un festival de cine, me inclina a ver todas las películas japonesas que se proyectan. O todas las posibles, porque en el caso de esta edición 2011 de Sitges la tarea era ardua por la ingente presencia nipona en la programación. Me permito pues comentar el actual momento del cine japonés a tenor de lo visto en la cita de este año.

Una de las constataciones que nos deja el certamen es que Japón conserva su jerarquía en el ámbito de la animación. Y lo más llamativo es que, en estos tiempos digitales en los que el 3D va a salvar el cine (nótese la ironía en un comentario que retomaré más adelante), lo logra con excelentes filmaciones tradicionales como A Letter to Momo. Siete años de cuidada elaboración han sido necesarios para recrear una animación de lujo, con un nivel de fluidez y de detalle mimado hasta niveles de asombro. Reconforta comprobar que, en esto del dibujo animado fotografiando uno por uno cada acetato, hay vida más allá de Miyazaki, incluso más allá de Ghibli. Auspiciado por un estudio no menos emblemático como es el IG, bajo cuyos auspicios se han parido hitos como Ghost in the Shell (Oshii Mamoru, 1995), Okiura Hiroyuki construye una clásica historia con heroína adolescente en su pequeño drama intimo en el que se entrometen diversos elementos sobrenaturales. Aunque suena a ya visto, justamente en las obras del citado patriarca, el film tiene su propio carácter, decididamente menos orientado al público infantil, sin perjuicio de que los chiquillos puedan disfrutar también con algunas escenas de acción y desmadre. Una apuesta de riesgo en los tiempos que corren, pero que parece dar resultado a los dos grandes estudios de Mitaka, tanto a efectos artísticos como comerciales. Los aficionados esperamos que puedan mantenerse en ese empeño.

Junto al anime, otro de los elementos recurrentes del cine japonés es el género de terror. Y es que, más allá de inventos como la etiqueta J-Horror y la explotación de un determinado tipo de productos orientados a un público muy concreto, las historias sobrenaturales forman parte de manera indisoluble de la cultura nipona, véase al respecto el párrafo anterior. Este año llamaba la atención en el programa la proyección de Kaidan Horror Classics. Hombre, los acérrimos del género, especialmente los que adoran la J mayúscula, se habrán sentido defraudados por unas historias comedidas en cuanto a lo “terrorífico”, sin sobresaltantes efectos sonoros ni cabelleras sobre pálidos rostros. Se trata de una sesión que combina cuatro mediometrajes que la NHK encargó a prestigiosos cineastas. Reconforta comprobar que aún hay televisiones públicas que cumplen con esa función de servicio, poniendo al alcance de sus espectadores obras relevantes de su cultura, de su literatura reciente en este caso, mediante productos audiovisuales cuidados y de calidad. Interesante recopilación en que destaco dos episodios que se complementan de forma curiosa. Tsukamoto se mantiene en forma y nos sorprende con The Whistler convirtiendo en inquietante cuento sobrenatural lo que en otras manos no pasaría de melodrama familiar. Como un espejo, le responde Koreeda con una historia de muertos que regresan pero sin asustar, poniendo el acento justamente en lo dramático de la perdida familiar. The Days After retoma los senderos de su Still Walking (2008) pero en otra época y con fantasma.

Siguiendo con nombres propios, esperaba con ganas lo nuevo del siempre interesante Sono Sion, pero me hago cruces al no haber podido ver la única pieza japonesa que arañó un lugar en el palmarés. Otro al que esperaba con ganas era Iwai Shunji. El de Sendai regresaba a la dirección tras largos años de silencio creativo y un traslado, vital y cinematográfico, a los Estados Unidos que auguraba un giro en su trayectoria. Decepción. No se puede afirmar objetivamente que su (engañoso) acercamiento al mundo vampírico no haya generado un buen film, pero no se aprecia novedad alguna. Algunos destellos del habitual lirismo de Iwai y un bien llevado final salvan Vampire de la monotonía que la recorre en algunos tramos.

Otro que sigue a lo suyo es Miike Takashi. Como de costumbre, presenta las películas por manojos y con registros muy diferentes entre ellas. Y como últimamente vuelve a adaptar clásicos del jidaigeki. Sobre su nueva incursión en las aventuras infantiles con Ninja Kids!!! no opino por no haberla visto, pero sí de su remake del Harakiri de Kobayashi (Seppuku, 1962) Harakiri: Death of a Samurai (desastroso título internacional orientado a recoger la inercia de su célebre predecesora). Una vez más, la probada eficacia del director nos entrega un producto espectacular e inapelable, con alguna de sus potentes soluciones visuales como la esperadamente explicita escena del seppuku (en efecto, seppuku y harakiri no son sinónimos y por eso me quejo del título) o la muerte del gato como preludio de las desgracias familiares. Pero lamentamos que esta vez cargue las tintas justamente sobre esa tragedia familiar del protagonista, excesiva e innecesariamente subrayada y no en las contradicciones que Kobayashi enunció magistralmente y que Miike diluye con algunos cambios respecto a la trama del original. Y sobre todo, el innecesario 3D nos ofrece algunos planos hermosos, pero aporta poco más que una gran incomodidad. Tal vez con unas gafas más normales se podría disfrutar mejor la sesión, pero las que entregaron en el Auditori eran como de buzo, por tamaño y peso, y el plástico que enterraba mi nariz me generaba un incesante sudor, empañando el vidrio hasta hacerme dudar si estábamos en el Edo shogunal o en el Londres victoriano. A parte del reclamo publicitario, creo que en este caso se podrían haber ahorrado el recurso hipertecnológico y dejarnos disfrutar la película en formato tradicional. Resumiendo, tal vez es demasiado pedir que Miike, lustros después y a cuatro o cinco producciones por año, no tenga ningún momento de flojera. Sólo esperamos que no sean síntomas de que en lo sucesivo va a caer en la autocomplacencia y deje de sorprendernos como ha venido haciendo hasta la fecha.

En definitiva, vemos que en mi particular recorrido japonés por el Sitges 2011 destaca sobremanera el acercamiento al drama intimista y familiar que la espectacularidad o la acción que se le supone a cierto cine del que nos llega del lejano archipiélago. Esto incluye lo último de otro destacado como Matsumoto Hitoshi y el género cómico, sobre los que no insistiré porque ya los analicé en un post reciente, pero que ha sido para mí con mucho lo más interesante de esta edición del festival.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , | 4 comentarios

‘Scabbard Samurai’ (‘Saya-zamurai’, Hitoshi Matsumoto, 2011)

Honor se escribe con H

El cine japonés logró llegarnos de la mano de un puñado de maestros y el exotismo del cine de época y espada. Otros directores no menos magistrales nos abrieron posteriormente la puerta al drama contemporáneo. También el cine violento y social de yakuzas se abrió paso, así como el anime o el fantástico y su inevitable terror de largas cabelleras. ¿Es acaso el género cómico la última gran frontera en nuestra relación con el cine japonés? Y es que la distancia cultural tiene su peso, motivo probable para que la distribución internacional de cine japonés no apueste por el humor. El inefable Kitano, con la venia de la crítica y el empuje de aquel recordado Humor amarillo televisivo (Fūun! Takeshi Jō, 1986-1989), empezó a agrietar la barrera de la incomprensión. La irrupción de Matsumoto Hitoshi podría ser el paso definitivo.

Sitges es la cita a la que Matsumoto acude con cada nuevo film. Confesaré que mi primer visionado de Symbol (2009) fue algo frío. Me reí a gusto en muchas de sus escenas, tan pasadas de vueltas, pero no supe ver mucho más que afán provocador en la propuesta. Algo después, al descubrir su fantástico debut con Dainipponjin (2007), tuve que replanteármelo, pues junto a la buena puntería en su apuesta por la carcajada, tal vez sí había allí un cierto planteamiento analítico sobre lo genérico y su consumo. Sobre el humor como tal, incluso. Comparten Matsumoto y Kitano un origen en el teatro popular, un no menos popular paso por el medio televisivo y una fuerte personalidad que impregna su obra. En su comicidad también encontramos la tendencia a mostrar el sufrimiento ajeno, el súbito castigo sobrevenido como medio para divertir. Bien es cierto que el tartazo en la cara o el pobre desgraciado recibiendo garrotazos ya los vimos en blanco y negro, pero pensemos que el pijama a topos de Matsumoto en Symbol es uno de los iconos que adornan la portada de Una risa nueva, ese texto en que Jordi Costa y sus acólitos nos hablan de la comedia que genera más incomodidad que risas irreflexivas.

Y llega por tercera vez a Sitges con su Scabbard Samurai, el samurái sin espada. El inicio, digno del mejor jidaigeki, muestra sin palabras al personaje y su enigmático origen, que le persigue en forma de niña a la que no puede dejar atrás. Pero Matsumoto ya no puede engañar a su público, así que el desvarío que se demoraba un tanto en sus obras anteriores no tarda ni cinco minutos en desatarse. La aparición de los delirantes enemigos y sus desaforadas tarjetas de visita nos llevan al terreno del exploitation de época, que en los 70 fructificara con hermosas mercenarias ensangrentando la nieve o las peonías. En este punto el crítico tuerce el morro atisbando el traspié del director, agotadas sus ideas y resbalando hacia el terreno de la spoof movie. Y sí, hay parodia del género, pero certera y corta. Enseguida un nuevo giro determina el hilo de la narración, poniendo al desgraciado protagonista en la tesitura de hacer reír o morir. ¿Alegoría de la figura del humorista?

Matsumoto amplía en esta cinta sus registros, haciendo como siempre deambular a sus personajes en la cima del ridículo, sin que caigan ladera abajo pese a la dificultad añadida de insertar momentos conmovedores. Y no apunto sólo a ese final, catártico pero hasta cierto punto previsible y clásico (han leído bien: ¡final previsible y clásico en una peli de Matsumoto!), hay momentos de melancólica belleza. Apunte el lector la escena en que el prisionero es obligado a saltar a la comba ante su hija. Además el dominio narrativo es incontestable, una estructura que se repite incesantemente sin aburrir, con una gestión emocional de blockbuster. Se permite incluso devolvernos a las pruebas de Humor amarillo y construir con ello un algo de metáfora, que casi a su pesar nos remite a la situación en su país y la necesidad de la lucha colectiva por superarse.

No estoy seguro de si Matsumoto es un genio, pero sí de su inteligencia. Consciente del medio en que trabaja, utiliza con habilidad los recursos que este le ofrece, en momentos magistrales como el de convertir al protagonista en un caleidoscopio. El disfrute en el auditorio de Sitges fue tan grande como las expectativas que genera este cineasta.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , | Comentarios desactivados en ‘Scabbard Samurai’ (‘Saya-zamurai’, Hitoshi Matsumoto, 2011)