Archivo de la etiqueta: Exhibition

D’A 2014 (28/04/2014) – Yo estuve allí

1.Viví en esa casa durante 18 años. O bueno, tal vez fueron 20

D y H llevan, así como quien no quiere la cosa, veinte años de convivencia a sus espaldas; y los han pasado todos en la misma casa. Una casa que ahora han de vender (no sabemos muy bien por qué, aunque en realidad tampoco importa). No se trata de una simple transacción económica, sino de un proceso de duelo. Las paredes son lo de menos, los recuerdos son lo que en realidad duele. D es performer (cantante de punk en la vida real) y H arquitecto (artista conceptual en la vida real). Ambos han desarrollado una relación muy especial con la casa, del mismo modo que han desarrollado una relación muy especial entre ellos.

Exhibition, el nuevo film de la directora británica Joanna Hogg, prescinde de actores profesionales y desarrolla con mucha sensibilidad –que no sensiblería– una historia mínima y cotidiana que habla de nuestras relaciones, de los lazos que establecemos con lugares y personas, del arte y de la comunicación; no como suceso sino como proceso, complejo e inabarcable.

En contadas ocasiones el mundo del cine ha reflejado la realidad del arte contemporáneo. Tal vez porque no le interesa, o tal vez porque prefiere mantener las distancias. Son terrenos colindantes, sí, pero las divergencias entre ambos a menudo crean una tensión latente. La mayoría de artistas contemporáneos que aparecen en el cine son meros clichés. Estereotipos caricaturizados del artista bufón que realiza estupideces y las llama arte (Pido disculpas por este arrebato repentino, a veces mi vena reivindicativa tiene más fuerza que yo). Por suerte, Joanna Hogg huye de los tópicos y se acerca con sinceridad y empatía al arte contemporáneo. Y eso es algo muy de agradecer.

2. Estuve en esa fiesta

Luis López Carrasco (miembro del colectivo Los hijos) propone al espectador un experimento atípico y lo sumerge de lleno en una fiesta ambientada en la España de los años ochenta. Concretamente, en 1982, el año en que Felipe González llegó al poder, el año en que muchos españoles creyeron ver la luz al final del túnel. En El futuro no hay una historia al uso y tampoco hay un argumento. De hecho, incluso su propio director duda que sea una ficción. “Podría ser un documental de una fiesta de disfraces ambientada en los ochenta, y en cierto modo lo es”. López Carrasco rueda en 16 mm y asume el error como parte inherente del proceso. Los cortes bruscos en la película, la iluminación irregular, el sonido saturado y molesto. La aparentemente arbitraria deriva por la casa puede (y pretende) aturdir al espectador. Como el exceso de esperanza ante la llegada de la democracia, que también nos dejó aturdidos y así nos va. Hay en El futuro una profunda pero abierta reflexión que nos habla del desencanto, eso que tan de moda está ahora que sabemos que muchas de las promesas del pasado fueron vanas. El problema (o el reto) para el espectador poco acostumbrado a los híbridos inclasificables y los experimentos cinematográficos, será el de enfrentarse a una experiencia que desafía los límites del cine convencional y se apropia de tácticas y recursos más propios del cine experimental o el videoarte para mostrarnos una realidad demasiado, demasiado, demasiado cercana.

El_futuro

3. Mi país colonizó al tuyo

Los espectadores que ya hayan visto algún trabajo anterior de  Javier Fernández Vázquez, Luis López Carrasco y Natalia Marín Sancho –el colectivo Los hijos–, no se sorprenderán tras el visionado de Árboles. Percibimos, tanto en la forma como en el fondo, una coherencia interna que ha sabido evolucionar desde cortometrajes como El sol en el sol del membrillo (2008) o Ya viene, aguanta, riégueme, mátame (2009). Sobre todo, pienso en Enero 2012 o La apoteosis de Isabel la Católica (2012), en la que el tema del colonialismo aparecía ya de un modo bastante evidente. Con Árboles, el colectivo Los hijos se adentra en Guinea y nos habla de Fernando Poo y de su pasado. Bueno, y por extensión, del pasado de España. Concretamente, de la España colonizadora. Para ello, huyen del tono moralista o aleccionador que a menudo encontramos cuando se abordan estos temas y realizan un ensayo fílmico fragmentado y etéreo, compuesto de piezas irregulares y leyendas, de brumas y bosques, de ciudades que desaparecen, de un pasado que nos empeñamos en esconder.

arboles01arboles02

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en D’A 2014 (28/04/2014) – Yo estuve allí