Archivo de la etiqueta: Chico conoce chica

A la vuelta de la esquina (Rosalie Blum, Julien Rappeneau, 2015)

Acósame si puedes

Vicent Machot (Kyan Khojandi) es uno de esos tipos al que la vida no le depara ningún sobresalto. Su día transcurre matemáticamente entre su puesto de trabajo, la peluquería que heredó de su padre, sus conversaciones con su primo y mejor amigo, sus cuidados a su madre (Anémone), su gato y su infructífera y terminal relación a distancia. Un día se cruza con Rosalie Blum (Noémi Lvovsky), una tendera que le genera una obsesión tan grande que empieza a seguirla allá donde va. Aude (Alice Isaaz) es la sobrina de Rosalie, una joven que ha abandonado los estudios y la relación con sus padres. Al reencontrarse con su tía, esta le cuenta que un hombre la sigue a todas partes y le pide que comience ella a seguirle también a él. Este peculiar triángulo de espionajes y obsesiones por desconocidos es A la vuelta de la esquina (Rosalie Blum), una película de Julien Rappeneau en la que se explora las relaciones entre personas cuyas vidas tediosas y monótonas acuden a la mínima señal de variación para emprender una aventura.

La estructura de la película está dividida de tal forma que las apariciones de Vincent y Aude se suceden en forma de dos capítulos en los que el segundo comienza en el mismo momento que el primero, explorando el mismo período de tiempo desde puntos de vista diferentes, por lo que el triángulo de relaciones no se configura hasta la aparición de Aude y su vinculación con Rosalie. Esta estructura, que desemboca en un segundo y tercer acto en el que se olvidan los capítulos y la diversidad de puntos de vista para que confluyan los tres personajes en una sola focalización; permite la creación de un tono inicial de incertidumbre. Casi podría decirse que la primera parte del film juega al despiste con algunos elementos de suspense. Al romperse este juego y estar todas las cartas sobre la mesa, la película evoluciona hacia una comedia romántica más tradicional, en la que el binomio “chico conoce chica” tiene un vértice añadido.

Este cambio de tono —que más bien podría considerarse como una matización del mismo, porque los tintes de comedia romántica ya los apunta desde el principio— provoca una pérdida de originalidad de la que la película ya no consigue recuperarse.[1] Intenta suplir la falta de trama con el mayor protagonismo de una serie de extravagantes y cómicos personajes secundarios (la madre de Vincent, las amigas de Aude y su compañero de piso) que, si bien aportan algún momento de sonrisa y carcajada, no hacen avanzar el relato ni lo dotan de consistencia. Quedan reducidos a alivios cómicos bastante dignos.

En el tercer acto, hay una serie de piruetas emocionales y cambios de motivación en los personajes (que no desvelaremos por conservar algo de misterio), pero que, en cualquier caso, parecen recursos forzados y algo incoherentes para poder concluir con un final determinado. La sensación es que la película pierde el rumbo en el primer punto de giro y, a partir de ahí, va improvisando y reconstruyendo giros sobre clichés con el único propósito de alcanzar una conclusión feliz, que concuerde, eso sí, con el tono amable y “mágico”[2] que desarrolla todo el film.

En definitiva, A la vuelta de la esquina (Rosalie Blum) es una película que comienza con una propuesta interesante, entretenida y original, un planteamiento que supone un juego narrativo bastante estimulante, pero al que va renunciando poco a poco durante su transcurso, en un ir de más a menos que evita que el estímulo inicial se realice completamente.

[1] Desconozco cuánto de esta planificación narrativa es heredada del cómic original de Camille Jourdy, en el que se basa el guion, por tanto, es difícil atribuir responsabilidades.

[2] Utilizando el adjetivo con el significado que se le da al referirse tópicamente a las comedias románticas (especialmente las francesas) en las que todo termina por salir bien por imposible que pueda parecer en algún momento.

Publicado en Estrenos, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en A la vuelta de la esquina (Rosalie Blum, Julien Rappeneau, 2015)

El faro de las orcas (Gerardo Olivares, 2016)

(Chico conoce chica) entre orcas

Beto (Joaquín Furriel) es un guardafauna que vive en una cabaña junto a un faro en medio de una reserva natural de la Patagonia argentina, en el fin del mundo. Su única compañía son las orcas que habitan en la reserva, con las que mantiene una relación especial y convive como si fueran su única familia. Su ermitaña rutina se ve interrumpida la mañana en la que aparecen ante su puerta Lola (Maribel Verdú) y su hijo Tristán (Quinchu Rapalini), que padece autismo. Al ver un documental sobre Beto y las orcas, Tristán muestra entusiasmo por vez primera y su madre, desesperada, ha decidido recorrer medio mundo para buscar a Beto y encontrar así el bien para su hijo.

La película está dirigida por Gerardo Olivares [1] que, una vez más, decide desplazarse a un paraje espectacular para desarrollar una historia completamente marcada por la naturaleza y el paisaje exótico.


El faro de las orcas presenta a unos personajes que ya conocemos: un ermitaño gruñón con traumas visibles que repudia toda compañía humana, mientras que muestra una sensibilidad inmensa con los animales y una madre coraje que lucha contra todos los elementos por un hijo que necesita un cambio de vida. Desde el primer contacto entre ambos —que, por supuesto, es rudo y desafortunado— se atisba una trama romántica de las que el cine lleva nutriéndose desde sus orígenes. Ni trama ni personajes, por tanto, parecen suponer a Gerardo Olivares un quebradero de cabeza. No ha perdido mucho tiempo en crear sus piezas, sino que ha cogido las que ya estaban creadas y las ha puesto al servicio de su juego: las ha hecho servir de excusa para rodar la naturaleza.

Aquí probablemente es donde se ha invertido toda la fuerza de la producción, en recorrer playas, acantilados y océano, y traer al primer plano absoluto de la narración a las orcas, sus juegos, su caza, sus movimientos. Toda la trama acaba quedando como pequeños lapsos de espera entre aparición y aparición de unas orcas que a veces son animales reales que harían las delicias de cualquiera de esos deplorables espectáculos de acuario, a veces recreaciones de manera digital mediante un CGI (Computer-Generated Images) salvable, y otras veces fruto de unos animatronics (figuras animadas) realmente brillantes y bien utilizados. Drones, buzos, travellings, practicables…todo esfuerzo parece poco para mostrar el protagonismo paisajístico. Sin embargo, todo el esfuerzo por rodar el medio obtiene como beneficio alguna imagen digna de fondo de pantalla o de una colección de postales, pero nada cercano a una utilización del paisaje como elemento narrativo relevante, presente y determinante, como podía ser el desierto del oeste americano en el cine de John Ford. Tampoco los fuertes elementos naturales de la zona, como el viento, adquieren un protagonismo especial, por lo que la película parece renunciar al potencial de crear un paraje salvaje con el que los personajes tengan que interactuar, y prefiere limitarse a presentar una historia de amor en un lugar pintoresco.

La trama se desarrolla con facilidad, de manera previsible y sin agregar dificultades o compromisos a quien la sigue. Una de esas tramas que se presta a que le sea colocada la ambigua etiqueta de “emotiva”, por su carácter de historia de sentimientos amorosos, de superación de dificultades, de ternura y empatía entre personajes a priori dispares y, además, todo basado en hechos reales, como se especifica al comenzar la película y al acabar, con imágenes del verdadero Beto (Roberto Bubas, escritor de su biografía, que inspira la película), y las orcas. Una película que, aunque no deje mal sabor de boca ni te hace salir del cine con la sensación de haber perdido el tiempo, sí que deja la sensación de haber invertido mucho —más allá de lo económico— para haber conseguido bastante menos de lo que se podría esperar.

Notas:

  1.  Responsable, entre otras, de Hermanos del viento (2015) y Entrelobos (2010). 
Publicado en Estrenos, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en El faro de las orcas (Gerardo Olivares, 2016)