Archivo de la etiqueta: Albert Sánchez Piñol

Sitges 2012 – Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya (12/10/2012)

Mejorando lo presente

Empezamos la jornada con temores. Demasiadas producciones nacionales que no han ofrecido nada destacable, siendo generosos, no hacían augurar nada bueno de El Bosc (Óscar Aibar), una producción catalana cuya mayor baza estaba en el guión de Albert Sánchez Piñol sobre un cuento propio. Finalmente el resultado se antoja un tanto desigual. Se trata de una historia bien tramada, bien tejida que sabe combinar los elementos fantásticos con el quizás demasiado recurrente de la guerra civil española. Una película que acusa demasiado una factura televisiva muy poco cuidada y por momentos pobre y un desenlace final absolutamente ridículo que destruye parte del encanto de la película al mostrar de forma explícita parte del elemento sobrenatural que sólo había sido explicado en tercera persona por los personajes. Una película al fin bien intencionada pero demasiado poco ambiciosa, demasiado mascada.

Seven Psycopaths de Martin McDonagh es una excelente broma metacinematográfica que le sirve al director como terapia, como ejercicio de exorcismo personal. Ahondando en el bloqueo artístico de un guionista (el propio McDonagh) el film juega continuamente con los mecanismos del cine dentro del cine. Un juego de muñecas rusas que arranca buscando la empatía inmediata con el público, y para ello nada mejor que presentar a una serie de personajes con los que la audiencia empatiza inmediatamente tanto por sus roles como por los intérpretes propiamente dichos. Lógicamente el nivel no se mantiene durante todo el metraje, pero incluso en estos momentos sobrevive la capacidad de reírse de uno mismo comentando incluso la incertidumbre de hacia dónde se dirige la película. Una película sino redonda sí necesariamente festiva para un público que ansíe disfrutar de cine inteligente.

The ABC's of Death prometía una buena dosis de emociones fuertes. Articulada en pequeñas píldoras, estos 26 cortos sobre la muerte, correspondiéndose cada uno con una letra del abecedario, contaban con un buen plantel de directores dispuestos a ofrecer una buena dosis de sangre, gore y horror. Todo ello a priori, pero la realidad es que, si ya los films de capítulos suelen ser irregulares, este directamente obtiene un nivel muy por debajo de las expectativas. Con honrosas excepciones (incluyendo sorprendentemente el capítulo de Nacho Vigalondo) la película acaba por ser una excusa para perpetrar una sucesión de piezas de dudoso gusto con argumentos girando fundamentalmente en lo escatológico, con bromas de parvulario a lo caca, culo, pedo, pis o bien abusando de la provocación por la provocación incluyendo escenas gratuitas (que no explícitas) de pedofilia. Quizás uno de sus peores capítulos, el de la tortura onanista, sirve perfectamente como metáfora de una película que pretende ser un buen polvo de género y acaba en una pobre masturbación.

Cerramos la jornada con Warrior de Gavin O' Connor, uno de esos films misteriosos en cuanto a su increíble no distribución en España. Una película que incluso tuvo su nominación al Oscar por el papel de Nick Nolte y cuyos desarrollo y argumento invitan a una buena carrera comercial. Además de todos sus ingredientes comerciales (Tom Hardy, peleas, redención sentimental familiar) esta es una película sorprendentemente bien rodada, que no huye en absoluto de su previsibilidad sino que hace de ella un arma de honestidad. Un producto sincero que va de frente, que sabe en qué liga de películas juega pero que no abusa de ello sino que, debido a su propia autoaceptación, sabe equilibrar espectáculo e intimidad. Cierto es que su desenlace se desliza en demasía hacia ese final made in Hollywood que tanto gusta a la industria pero no por ello es motivo de enmienda a la totalidad. Si acaso sólo un pequeño detalle que apenas empaña el buen hacer de un film injustamente inédito en nuestras pantallas.

Publicado en Jump cut | Etiquetado , , , , , , , | 1 comentario