Archivo mensual: Octubre 2014

‘Magical Girl’ (Carlos Vermut, 2014)

La lucha entre el instinto y la razón

Año 1993, una ciudad cualquiera al norte de Inglaterra. Bob, padre de familia en paro que sobrevive como puede a los estragos causados por la crisis, será capaz de hacer cualquier cosa para conseguir comprarle a su hija un vestido de comunión, aunque su precio sea de 100 libras. Año 2014, una ciudad cualquiera de España, tal vez Madrid. Luis es un profesor de literatura en paro que a duras penas es capaz de llegar a fin de mes. Su hija Alicia, de 12 años, está muy enferma de leucemia. Uno de sus mayores deseos es tener el vestido de Magical Girl Yukiko, una de sus series de anime favoritas. Luis será capaz de cualquier cosa para verla feliz, aunque ese vestido cueste 7.000 euros. Año 1993, Ken Loach estrena Lloviendo piedras (Raining Stones), su duodécima película en salas, reafirmando con este film su posición como abanderado del realismo social británico. Año 2014, Carlos Vermut estrena Magical Girl, su segundo largometraje tras autoproducir Diamond Flash, pequeño milagro cinematográfico realizado con tan solo 20.000 €.

IMAGEN_4

Soy consciente de que las diferencias entre ambos directores son abismales y no pretendo encontrar entre ambas películas más similitudes que las arriba mencionadas. De hecho, dudo siquiera que Carlos Vermut tuviese presente el filme de Loach, pero dicho paralelismo se me hizo tan patente durante el visionado de Magical Girl que no he podido evitar mencionarlo. Pero pasemos al film de Carlos Vermut, que es el tema que nos ocupa.

 1.    Mundo

Luis es un padre coraje, una muy buena persona capaz de hacer cosas muy malas si las circunstancias lo requieren. Luis podría ser el vecino del quinto, ese que siempre saluda en el ascensor pero nunca habla demasiado. Luis ha tenido mala suerte en su vida y no entiende muy bien que puedan venderse libros al peso, sin que tenga la menor importancia lo que haya escrito en ellos.

IMAGEN_1

 2.    Demonio

Bárbara es muy hermosa, pero miente a su marido y no se toma la medicación. Su marido es psiquiatra, ella es esquizofrénica. Bárbara sufre mucho y se autolesiona con frecuencia. Bárbara no se da cuenta de que sus comentarios están a veces fuera de lugar, pero lo que sí que sabe con certeza es que resulta tan extremadamente fácil herir a los demás como herirse a uno mismo.

IMAGEN_2

 3. Carne

Damián fue profesor de Bárbara hace ya unos cuantos años. La influencia de la niña fue tal que marcó la vida de Damián para siempre. Diez años de cárcel,  un miedo atroz a la libertad y un desenlace inesperado. Damián, al igual que Luis, es un buen hombre. Damián, al igual que Luis, es capaz de hacer cosas muy malas si las circunstancias lo requieren.

IMAGEN_3

Resulta harto complicado hablar de una película como Magical Girl en un espacio de apenas 3.000 caracteres, al igual que lo era hablar de Diamond Flash. Ambas películas poseen un complejo argumento estructurado por capítulos y compensan hábilmente su escaso presupuesto con brillantes interpretaciones. Ambas películas son puzzles que el espectador es invitado a recomponer, aun a sabiendas de que cuando termine el trabajo de reconstrucción faltarán algunas piezas y sobrarán otras. Ambas películas hacen de la elipsis un elemento imprescindible, ya que lo que no se cuenta es en realidad lo más importante, lo que subyace es lo que sostiene, lo que se omite es lo que estructura. Ambas películas presuponen un espectador activo, capaz de comprender que un cisma en los códigos cinematográficos establecidos puede tener más valor que una mera repetición sistemática de los mismos. Ambas películas parten de un aparente y castizo realismo social, pero sólo como excusa para llegar a otra parte, a un lugar donde la lucha entre  instinto y razón se convierte en un espectáculo inolvidable. A un lugar lejano, a un lugar mejor.

Publicado en Estrenos, Jump cut | Etiquetado , , | 1 comentario