D’A 2012 – ‘Donoma’ y ‘Puzzled Love’

Buscando una revelación

En los créditos iniciales ya nos avisan de que Donoma (Djinn Carrénard, 2010) es un “film de Guerrilla” y, para cuando queremos asimilarlo y prevenir la provocación resultona, nos encontramos a una profesora masturbando a su alumno rebelde para escarmentarlo. Aunque finalmente la transgresión no vaya más lejos de eso. Eso sí, a lo largo de su metraje, la película no deja escapar la oportunidad de hacernos reflexionar (en ocasiones de manera facilona y muy poco elaborada) sobre temas que siempre traen cola: la religión, la moralidad, la sexualidad, la desigualdad interracial y entre clases, etc.; y lo hace a través de historias que tienen el sexo (ya saben, apuesta casi segura), pero también el lenguaje y la oralidad, como temas principales. Y es en estos últimos dónde la película intenta sobresalir, mediante tramas en las que la comunicación tiene una importancia específica en el planteamiento del conflicto. Así, por ejemplo, una fotógrafa busca su primera relación a través del objetivo de su cámara pero evita las palabras, que según ella, son innecesarias; mientras una profesora de español para franceses obliga a Dacio, su alumno problemático, a escribir en un trozo de papel que quiere hacer el amor con ella. El conjunto de personajes conforma dos triángulos amorosos que quedan relacionados entre sí mediante un equilibrio argumental salvado por la soltura del guión y por unos actores, todos ellos debutantes, que se muestran sorprendentemente naturales. Aunque eso no evita que en la construcción de personajes se recurra a algunos tópicos: la madura con crisis existencial, el joven rebelde con problemas en casa, o la chica que busca en la fe una respuesta a su día a día. En general se trata de una película bienintencionada, con una factura visual llamativa, que mezcla formatos y que no oculta su falta de medios haciendo de la necesidad virtud, a través de una cámara nerviosa y desenfocada, y una fotografía notable (a cargo del mismo director). Lo único verdaderamente cuestionable es su final, algo pretencioso, que deja la sensación de que todo lo anterior ha sido una excusa para finalmente poder reflexionar, a través de las excesivas conversaciones entre Salma (novia de Dacio) y el chico devoto que conoce en el metro, primero, y Salma y su psicóloga, después, sobre la revelación epifánica y el descubrimiento de la fe cristiana como sentido de la vida.

Entre el divertimento y la autoconvicción

Puzzled Love (VV.AA., 2011) es una película poliédrica ya que está dirigida al alimón por trece directores diferentes (cada uno una secuencia del film), todos ellos provenientes de la ESCAC. La película podía haber resultado un Frankenstein, o peor aún, un intento de revisitar éxitos sobrevalorados del cine español para adolescentes como La fiesta (Manuel Sanabria, 2003), pero para ser honestos el resultado final sorprende positivamente. A la bien hilvanada línea argumental hay que sumarle una factura técnica impecable y un casting totalmente acertado, con dos actores con mucha química y desparpajo. La historia es muy sencilla: Sun (ella) y Lucas (él) son los dos candidatos para ocupar una única habitación de un piso de estudiantes. La habitación es para Sun, pero finalmente se toma una solución de emergencia: Lucas podrá dormir en el trastero. Lo que empieza siendo rivalidad se convertirá, como era de esperar, en pasión. El film empieza con una despedida en el aeropuerto y un marcador que cuenta el tiempo hacia atrás, y se nos explica en un flashback que dura todo un año, el mismo en que ambos comparten piso. Evidentemente, la película se resiente de una retahíla de tópicos que es incapaz de ocultar: te odio pero te quiero, aparece el novio de ella, no me importas, lo nuestro se acabará forzosamente cuando cada uno se vaya por dónde ha venido, etc. Pero lo cierto es que el ingenio en su puesta en escena, apoyado por una factura visual notable (que sorprendentemente aguanta su continuidad) y recursos estilísticos muy deudores de series de televisión como Arròs Covat, hacen que la atención se dirija hacia otro lado, y finalmente nos resulte un producto fresco, honesto y sin complejos.

This entry was posted in Jump cut and tagged , , , .