‘Time Out’, ‘Trazadores’, ‘Le cordon’

En el CaixaForum de Barcelona se presentaron el 21 de noviembre tres documentales que, por sus muchas virtudes, no deben pasar inadvertidos.

Time Out, cortometraje rodado en Canadá, presenta sin mayores complicaciones la rutina de una familia de clase media, para concentrarse en los problemas de conciliación de la mujer en la sociedad occidental. Ese parece haber sido, en cualquier caso, el propósito inicial, porque Time Out evoluciona rápidamente y con gran madurez hacia una observación meticulosa de su protagonista femenina: una mujer hiperactiva y agobiada, pero también entrañable. Ese desplazamiento desde la idea abstracta al personaje profundo resulta muy interesante porque se intuye consecuencia de lo que el rodaje ha ofrecido a los realizadores, Pau Ortiz y Bruno Tarrius, que han sabido escuchar sus imágenes y construirlas sobre la marcha en función de lo que esas proponían. La vida de las personas, observada con rigor y sin contaminaciones dramáticas, ha sido siempre un ideal del documentalista y en Time Out la encontramos en una pequeña pero muy gratificante dosis.

Trazadores es un mediometraje documental más ambicioso y complejo que retrata la adolescencia de un grupo de practicantes de parkour. Aquí sí se prometen articulaciones temáticas más elaboradas y se apunta una progresión dramática de los personajes que remite a la evolución de los protagonistas de un guión de ficción. Queda delatada una tensión evidente entre las necesidades que nos ocupan cuando contamos una historia y las exigencias y aspiraciones del documentalista, que no quiere forzar su máquina de sutilezas y verdades capturadas como insectos preciosos. Por suerte, los tres directores de Trazadores (Pau Ortiz, Núria Nia y Ana Alierm) no sólo trataron de encajonar a sus personajes en un "argumento" (en el sentido más amplio de la palabra argumento), sino que recurrieron, como quien esparce semillas para saber en qué parte la tierra es fértil, a un procedimiento conocido e interesante: entregar la cámara a los protagonistas para que se filmen a sí mismos con libertad.

Que la imagen y sus aparatos son cosa común para los adolescentes no es ninguna novedad y los protagonistas de Trazadores sacan petróleo de su inexperta intuición y hacen florecer, en un documental que no esconde un árido proceso de montaje, imágenes que respiran azar y se adecúan de una forma muy natural a su contenido: conversaciones sencillas y auténticas entre jóvenes en la plenitud de su confusión existencial.

El último documental presentado, Le Cordon, fue muy distinto de los dos anteriores. En él, el tratamiento fotográfico y las composiciones remiten casi a las perfecciones formales de un videoclip elegante. Pero el material dramático es de máximo calado y riesgo: la autora, Cécile Juan, encerrada en una casa con su madre y su abuela, remueve toda la (hablemos claro) "mierda" de la relación con su progenitora, apuntando directamente a las severidades y rigores de su carácter en un sentido más implicado y agrio que en el caso de Time Out. Pura terapia filmada, el documental no encuentra su eclosión completa hasta el final y se serena un poco en las descripciones y ritmos de una convivencia que progresa gracias a una difícil y acertadísima voz en off.

Le Cordon, que no esconde sus cartas ni escatima autocrítica, resulta tan intenso como controvertido desde cierto punto de vista. Menos activo y amplio que los dos documentales que le precedieron, sus imágenes son más limpias, más perfectas, y por eso tal vez, y a pesar de una crudeza mucho mayor, puedan llegar a resultar artificiales. Como si, como ya advirtiera Susan Sontag, no procesáramos adecuadamente el dolor ajeno cuando viene envuelto en sutilezas estilísticas propias de otros registros. Los mejores momentos de Le Cordon son aquellos en los que los mecanismos estéticos de la propuesta se relajan y documental, realidad y protagonistas se miran a sí mismos superados por situaciones no completamente espontáneas, pero capaces de romper la cáscara de la verdad.

This entry was posted in Jump cut and tagged , , , .